PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (d), junto al secretario de Organización y portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique (i). Ahora son vicepresidente del Gobierno y protavoz parlamentario. EFE/J.P. Gandúl

El condenado Echenique asegura que es ‘gravísimo para la democracia’ que existan ‘sospechas de corrupción sobre la casa real’

Siempre habla el que más tiene que callar. El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, condenado en firme por defraudar a la Seguridad Social, ha considerado que es “gravísimo para la democracia” que existan “sospechas de corrupción sobre la casa real” tras conocerse que la Fiscalía del Tribunal Supremo ha acordado asumir la investigación sobre la construcción del AVE del desierto.

“Es gravísimo para la democracia que existan sospechas tan serias de corrupción sobre la casa real. Más allá de las posibles consecuencias penales que pueda investigar la Fiscalía, es obvio que esto afecta de lleno al ordenamiento institucional y constitucional de nuestro país”, ha escrito Echenique en la red social Twitter. Pablo Echenique fue condenado por explotar laboralmente a su cuidador al que paga con dinero negro y no dio de alta en la Seguridad Social, es decir, que no pagaba sus cuotas al sistema público que gestiona las pensiones que tanto dice defender.

Lo ha hecho tras conocerse que la Fiscalía del Tribunal Supremo investigará la construcción del AVE que une las ciudades de Medina y La Meca, al comprobar que una de las personas involucradas en los hechos sería el rey emérito, Juan Carlos de Borbón, aforado ante el alto tribunal.

Echenique ha anunciado que el grupo parlamentario explorará “todas las vías judiciales” y también las parlamentarias “para llegar al fondo del asunto”, pues entiende que “no es soportable en un país moderno como España que la Corona pueda ser una pantalla para enriquecerse y delinquir”.

Sin embargo, el pasado 7 de abril el propio Echenique pidió en el Congreso esperar para investigar al rey Juan Carlos, pues, aunque el partido pidió en marzo una comisión de investigación, consideraba que no era momento de seguir adelante debido a la crisis de la COVID-19.

Unidas Podemos no suscribió entonces una petición firmada por varias formaciones, entre ellas ERC, Junts pel Cat, Bildu, BNG, Compromís y Más País, para abrir una comisión de investigación sobre las posibles actividades ilícitas del monarca.

La posición mantenía en abril difería de la que el grupo de Pablo Iglesias sostuvo el pasado 5 de marzo, cuando Unidas Podemos tensó la cuerda con su socio de Gobierno al pedir una investigación que llegase hasta el final, tras conocerse que la Fiscalía de Ginebra investigaba unas donaciones millonarias a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

El pasado 15 de marzo, la casa real emitió un comunicado en el que daba cuenta de la decisión de Felipe VI de renunciar a esa herencia tras las informaciones publicadas en las que se aseguraba que es beneficiario de una sociedad “offshore” creada por el rey Juan Carlos y vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.