PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Aquí no hay quien viva: 500 millones paga el seguro a comunidades de vecinos por daños

Las aseguradoras españolas pagan cada año en torno a 500 millones de euros en indemnizaciones a las comunidades de propietarios por todo tipo de siniestros vinculados con las zonas comunes de los edificios de viviendas.

Los más frecuentes son los daños por agua, las goteras, unas 854.793 euros cada año, aunque los más costosos son los incendios, ya que pese a que apenas se producen 10.120 al año, las indemnizaciones ascienden a 43 millones de euros, o 117.578 euros al día.

Estas son algunas de las principales conclusiones de un informe sobre este tipo de seguros patrimoniales, elaborado por la patronal del seguro español, Unespa, con datos de 2018 y publicado hoy.

Los daños atmosféricos, la responsabilidad civil y la rotura de cristales son otros percances habituales en las comunidades de vecinos, con 200.276 partes tramitados en el primer caso; casi 80.000 por responsabilidad civil; 76.035 por rotura de cristales y unos 34.000 por daños eléctricos.

En cuanto a la cuantía de las indemnizaciones, ademas de los daños por agua, los siniestros por fenómenos atmosféricos cuestan al seguro 166.031 euros al día y los relacionados con la responsabilidad civil, 123.941 euros diarios.

Madrid, Barcelona y Valencia, al ser las provincias con las ciudades de mayor tamaño, son también los lugares donde se producen más incidentes en comunidades de propietarios que debe atender el seguro.

Sin embargo, Alicante, que es la undécima ciudad española en términos de población, es la cuarta en número de siniestros, por dos motivos: el tamaño de Alicante capital y de Elche, y la gran cantidad de edificios en altura construidos en numerosos municipios de la costa alicantina, como Benidorm o Torrevieja.

En cuanto a los pagos a las comunidades de vecinos por regiones, Andalucía, pese a ser la más poblada de España, es la cuarta en indemnizaciones, debido, fundamentalmente, a la distribución demográfica, con numerosos municipios de tamaño pequeño y mediano y más viviendas unifamiliares, dice el informe.

Otro factor que influye en el menor peso relativo de Andalucía en esta clasificación es la relativa “juventud” de su parque de viviendas, ya que un 38 % de ellas se construyó hace menos de 25 años, según la encuesta de presupuestos familiares (EPF) del INE.

Los puestos de cabeza son para Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana, donde ocurre lo contrario, es decir, tienen grandes ciudades, con importantes aglomeraciones urbanas y áreas metropolitanas, con lo que es frecuente la edificación en altura.

Asimismo, en estas comunidades las viviendas son más antiguas, ya que, según la EPF, entre un 72 y un 74 % de las mismas fueron construidas hace más de 25 años.