PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La confianza se gana

Gema González

Parece que todo se encarrila en la buena dirección, que pese a los “entuertos” del gobierno llegarán turistas a las playas españolas a partir del 1 de julio sin tener que obligarles a hacer “cuarentenas” y nos dará la sensación de que ya hemos dejado atrás la pandemia.

Espero que sea algo más que una “sensación”, que de verdad esté más cerca encontrar una vacuna para entonces decir adiós a una pandemia que ha traído al mundo entero de cabeza, con más de 400.000 muertos, casi 7 millones de contagiados y algo más de 3 millones curados. A partir del 21 de junio, España sale del estado de alarma y entra en lo que desde Moncloa llaman la “nueva normalidad” que tampoco sabemos exactamente en qué va a consistir o qué la va a diferenciar de la normalidad de primeros del mes de marzo, antes de detectarse el virus.

Aparte de los que han perdido la vida, los demás también hemos perdido muchas cosas en estos casi tres meses..  nuestro día a día, nuestra libertad y, para muchos, el trabajo. Es terrible ver cómo un país prácticamente se ha paralizado, cómo las fábricas tenían que cerrar y de “presumir” de ser de los estados que más crecíamos económicamente de la UE a unas estimaciones que hablan de una caída del PIB de dos dígitos. La pandemia no solo le va a pasar factura a España, también al resto de Europa y del mundo occidental pero la cuestión es buscar propuestas para activar la recuperación económica y que los estados vuelvan a ponerse en marcha. Alemania, por ejemplo, acaba de aprobar un plan de ayudas por valor de 130.000 millones de euros, entre las que incluye una rebaja del IVA del 19 al 16% mientras en España, el Ejecutivo de coalición solo piensa en sacarse impuestos de la manga para que los que más tienen paguen más pero muy pocos son los que se atreven a meter la tijera en el excesivo gasto del aparato del Estado.

Me decía el otro día un contertulio que España tiene que “ponerse guapa” para volver a atraer la atención de los inversores internacionales, que la confianza hay que volver a ganársela como si fuese la primera vez.. que lo que menos necesitan las empresas y los empresarios es que les “asfixien” con más tributos, hay que dejarles que vuelvan a hacer lo que mejor saben hacer: invertir, crear valor, confianza.. y empleo.