PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Nacionalizar empresas por el golpe del coronavirus? Miedo me da!

Susana Criado

La nacionalización de empresas en apuros sobrevuela cielo Europeo . Italia ya ha salido al rescate de Alitalia, y Francia y Alemania ultiman la ayuda Air France-KLM. Noruega rescató a Norwegian y Reino Unido le ha chutado 700 millones a Easyjet.

El respaldo de Bruselas a las recapitalizaciones públicas no tiene que ver solo con salvar a empresas estratégicas de una eventual quiebra, sino también con el temor a ser absorbidas por compañías de fuera de la UE. Muchas han perdido alto valor en Bolsa por la crisis sanitaria y han quedado a tiro de opa. Por ejemplo, aprovechando su baja cotización, en las últimas semanas el fondo soberano de Arabia Saudí, PIF, ha invertido más de 900 millones en las petroleras Shell, Total, Equinor y Eni.

Hace un año, ¡qué digo, hace apenas cuatro meses!, nadie se hubiera imaginado algo así. Esperemos que las ansias protectoras de los gobiernos sean transitorias y que los Estados no caigan en la tentación de intervenir en la toma de decisiones: compras, fusiones, alianzas… ¡ Sería desastroso para el accionista y espantaría a los inversores internacionales! Ojo por tanto con las ansias de entrar en el accionariado de las empresas: está bien el echar un capote financiero a sectores sacudidos vilmente por el coronavirus, pero hay riesgo de un intervencionismo creciente en la toma de decisiones de empresas que cotizan, sean o no, de sectores estratégicos. El mercado premia la no intervención de los gobiernos y castiga la sumisión a intereses políticos de las decisiones empresariales. ¡Aviso a navegantes!