PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Medio Ambiente, una asignatura pendiente

Elena Fraile

Esta semana se ha celebrado un día importante, el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), y este año cobra especial relevancia por el impacto del COVID-19.

Se trata de la fecha más importante en el calendario oficial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para concienciar y fomentar la acción ambiental. Sabemos que el cambio climático podría ser el próximo desastre mundial con consecuencias dramáticas si no se toman medidas a tiempo. Para empezar, tenemos que ‘descarbonizar’ la economía en el más corto espacio de tiempo que nos queda, dado que la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la insostenibilidad de nuestro sistema actual.

Precisamente, la cuestión de la sostenibilidad en el marco de la pandemia ha sido el principal asunto de debate este año. La propagación del coronavirus ha puesto de relieve la relación directa que existe entre la pérdida de la biodiversidad por culpa de la acción humana y la aparición de pandemia y de nuevos virus. Según el programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 60 % de las enfermedades infecciosas humanas que se registran se transmiten de animales a personas, y alrededor del 75% de todas las animaciones nuevas o emergentes en humanos tienen origen animal, como es el caso del Évola, los SARS, VIH, etcétera.

La ciencia ha demostrado que el deterioro de los ecosistema y la pérdida de la biodiversidad -resultado de la deforestación-, el trafico de espacies, tala de bosques, agentes contaminantes, etcétera, alteran el equilibrio entre las especies y aumenta la exposición a virus que permanecían aislados, lo que incrementa el riesgo de transmisión de enfermedades y pandemia.

Es necesario emprender de nuevo para cuidar el entorno que nos acoge. Aún estamos en el escenario cero de la pandemia, pero es necesario que seamos emprendedores en esta nueva era que nos acompañará a partir de ahora.

¿Cómo lo hacemos? Buscando alternativas, nuevas formas de mejorar nuestro entorno, y emprendiendo en materia de sostenibilidad y de energías verdes.

¿Cuándo? Desde este momento

¿Quiénes serán están siendo los perjudicados? Entre ellos, el sector petrolero. La pandemia está acelerando un fenómeno que venía de atrás, como es la energía renovable

Las inversiones públicas de los próximos años prometen centrarse en el impulso de la energía limpia en una tendencia ya imparable hacía la revolución verde .

Por eso, la crisis de esta pandemia está dando la puntilla al petróleo-

La baja demanda ante la menor actividad económica está soportando una fuerte presión que impacta en su precio. Por eso las petroleras hacen esfuerzos por reinventarse en otro tipo de energías.

El futuro del Medio Ambiente depende de todos, y ha llegado para quedarse entre nosotros como una asignatura pendiente.