PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El patriotismo industrial de Francia

Paul Mielgo

El presidente Emmanuel Macron ha salido al rescate de la industria automotriz en Francia repatriando la producción de sus marcas y ofreciendo incentivos para la compra de vehículos eléctricos y subsidios para los fabricantes de autopartes con dificultades.

Este paquete de ayudas, que ronda los 8.000 millones de euros, también incluye préstamos respaldados por el Estado, como los 5.000 millones de euros  programados para Renault. “Este es un plan histórico para enfrentar una situación histórica”, dijo Macron. “Ningún otro país europeo tiene un sistema de apoyo tan ambicioso para vehículos eléctricos, financiado exclusivamente por el Estado”.

Este anuncio presidencial pone de relieve el papel crucial que desempeña el sector del automóvil en la economía francesa y lo duro que ha sido golpeado por la pandemia del coronavirus. Auto Plan es uno de los tres paquetes de estímulo industrial prometidos por el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, en las últimas semanas.

Francia ya ha destinado 18.000 millones de euros para el sector turístico y se prepara para ayudar también al sector de la aviación. La industria automotriz emplea a 400.000 personas en Francia, con aproximadamente 30 fábricas repartidas por todo el país. El anuncio de Macron llega ante una semana decisiva para Renault, que anunciará recortes de plantilla el viernes. Junto con el Grupo PSA, representan los buques insignia del sector. Francia posee participaciones en ambas compañías.

El presidente ha pedido a los fabricantes que se comprometan a mantener la producción y la investigación en Francia. PSA y Renault se han comprometido a aumentar la producción local de vehículos y componentes electrificados. Este rescate, sin duda presionará más a las maltrechas arcas públicas francesas. El gobierno ya ha revisado sus presupuestos en dos ocasiones este año, y prevé que la deuda aumente a más del 115% del PIB. Mientras Macron ha visto caer su índice de popularidad, su gobierno está mejor preparado para manejar la crisis económica que la crisis sanitaria.